Es tan común, que incluso en algunos recintos la incluyen en la lista de cosas que llevar para el momento del parto. Pero la verdad es que el uso de la faja no debería recomendarse para todas por igual en el postparto.

Si se trata de estética, su uso puede mejorar considerablemente la apariencia, pero su uso prolongado puede ser más perjudicial que beneficioso para la musculatura.

Ya tuve a mi bebé, ¿Así quedará mi abdomen?

Es normal que una vez que tuviste tu parto, tu abdomen esté abultado. Por una parte, recuerda que tu útero llegó a un tamaño similar al de una sandía y debe volver a su tamaño inicial, como una naranja. Este es un proceso lento y natural.

Además, todos tus órganos cambiaron su posición y mientras el útero se retraiga, se acomodarán también, por lo que el descanso en los días postparto, es fundamental para que esto ocurra.

Por otra parte, hay que considerar que durante todo el periodo de gestación, la musculatura abdominal estuvo bajo tensión y elongación, por lo que ya se encuentra débil en el postparto.

Es probable que notes que tu piel perdió su elasticidad o que se encuentra un poco “suelta”. Intenta mantenerla hidratada durante tu postparto. Puedes utilizar cremas especiales o cualquiera que sea de tu preferencia. Recuerda que tu piel depende también de otros componentes, como el hormonal y la genética.

¿Qué pasa con la musculatura abdominal al usar faja postparto?

Por una parte, la musculatura abdominal se “inmoviliza” y no le permite tener su proceso de activación y recuperación, lo que provoca que se debilite aún más.

Si bien, produce un efecto estético instantáneo de reducción de la “guatita postparto”, al retirar la faja volverá a su estado inicial, puesto que la musculatura no está preparada para sostenerla porque ha perdido su fuerza.

¿Puede afectar mi piso pélvico?

Esta es quizás, una de las principales consecuencias. El efecto de la faja hace que toda la musculatura y órganos se van “hacia adentro”, disminuyendo el espacio y aumentando la presión intrabdominal. ¿Hacia dónde se va todo? Hacia el piso pélvico.

El piso pélvico se encuentra débil en el postparto, ya que durante la gestación, recibió todo el peso del útero y del bebé, porque lo que no está preparado para recibir más presión. Esto podría generar complicaciones como incontinencias, prolapsos, disfunciones sexuales, entre otras.

¿Cuándo se necesita realmente la faja?

Debería recomendarse en casos justificados, ya sea por alguna condición médica o alguna complicación de la cesárea. También, en casos de diastasis abdominal severa, de manera momentánea mientras buscas tratamiento kinésico y en ocasiones en que debas realizar algún trabajo o que pasarás mucho tiempo de pie.

En general, la recomendación es que la primera semana sea de reposo absoluto y las siguientes, un reposo relativo, teniendo cuidado al levantar peso o hacer mucho esfuerzo que involucre la zona abdominal.

Si por algún motivo, debes salir de tu casa o realizar actividades que involucren por ejemplo, pasar mucho rato de pie, puedes usar la faja, ya que te servirá de soporte de manera momentánea.

En resumen…

No se recomienda la faja para todas por igual en el postparto. En necesario dejar que los órganos se reacomoden y que la musculatura comience tener su tono de nuevo. Si necesitas hacer alguna actividad que involucre salir del reposo, puedes usarla para esa situación, no de manera permanente, pero con mayor razón, no debes descuidar tu piso pélvico.

Por esto mismo, se recomienda la evaluación postparto con tu kinesióloga de piso pélvico, para conocer el estado de tu musculatura:

  • Si tuviste un parto vaginal: después de 6 semanas.
  • Si tuviste una cesárea: después de 8 semanas.

Lo importante es que siempre consultes con tu ginecólogo/a o matrón/a y con tu kinesióloga de piso pélvico ante cualquier duda.

Si te gustó esta información, ¡compártela! Si tienes dudas o quieres agendar una evaluación, escríbenos a [email protected], además de seguirnos en redes sociales.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *