Una de las preguntas más comunes en el postparto es cuándo puedo volver a retomar el ejercicio, ya sea porque siempre realizaste actividad física o quieres comenzar ahora.

La verdad es que la teoría es muy distinta a la práctica. Se habla de que post 6-8 semanas ya se puede retomar la actividad, pero se debe tener en consideración factores como el tipo de parto, si hay cicatriz o no (cesárea o episiotomía), si existe algún tipo de dolor y si emocionalmente te sientes preparada para hacerlo.

No te presiones por iniciar pronto ni caigas en los eslogan de “recuperar tu figura” o “perder peso rápido”. Debes comprender que tu cuerpo tuvo varios cambios durante la gestación y el parto, por lo que el postparto no está ajeno a ello y continuará cambiando por un par de semanas más.

Si vas a retomar o iniciar con ejercicio físico, que sea porque de verdad lo quieres y mira los beneficios emocionales y también físicos que te puede traer, sin presiones ni metas inalcanzables.

Entonces, ¿Cómo debería comenzar a retomar el ejercicio postparto?

mujer de espaldas en el suelo realizando ejercicio con su bebé sobre sus rodillas

Semana 1 a 2

Estas 2 primeras semanas, independiente del tipo de parto, deben ser de reposo. Tu cuerpo está cansado por el trabajo de parto, tus órganos están volviendo a su posición original (al útero le lleva un par de días pasar de su tamaño de sandía a un tamaño de naranja otra vez) y te estás adaptando a nuevas cicatrices y sensaciones. Déjalo descansar.

En esta etapa, si tuviste sesiones kinésicas prenatales, puedes comenzar con tus ejercicios suaves de piso pélvico y respiración abdominal, para ir dándole todo a la musculatura de a poco.

Semana 3 a 5

En esta etapa, probablemente han bajado las molestias y comienzas a retomar la energía. Puedes continuar con los ejercicios de piso pélvico y respiratorios, pero además puedes comenzar a agregar caminatas suaves, de bajo impacto y corto tiempo.

Recuerda que la hormona relaxina (la que hace que los ligamentos de la pelvis estén más blandos para el momento del parto) sigue actuando en el postparto, por lo que no debes darle mucho trabajo a tu pelvis de manera repentina. Todo tiene su tiempo.

Semana 6 a 9

En esta etapa ya habrán disminuido los loquios (secreción con restos de sangre, mucosa y tejido placentario normal en el puerperio), por lo que es ideal que tengas una evaluación kinésica de piso pélvico, para saber realmente el estado de tu musculatura y de tu cuerpo entero.

Con esta evaluación, ya sabrás si debes trabajar algo en específico o comenzar de manera guiada a retomar el ejercicio de fortalecimiento, resistencia y aeróbico de bajo impacto, siempre con enfoque en la musculatura del core y de piso pélvico.

Sobre las 10 a 12 semanas

Si todo está bien, en esta etapa ya podrás ir aumentando poco a poco la carga de tus ejercicios, ya sea en posiciones más altas o con más peso, por ejemplo. Puedes agregar caminatas más largas, ejercicios con balón kinésico, bandas elásticas o pesas.

Es importante que independiente de la actividad que quieras realizar para retomar el ejercicio en el postparto, sea supervisada por una kinesióloga especialista en el área, porque las alteraciones postparto como dolor en cicatriz, pélvico, lumbar o incontinencias son muy comunes, pero tienen tratamiento y solución.

Si tienes dudas, puedes dejarlas en los comentarios o solicitar una sesión de Evaluación y Asesoría Kinésica.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *